Bienvenido

El papel de las ciudades en el desarrollo sostenible

10/08/2017

En el contexto de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid, en El Escorial, organizado por la FAO, se celebró una mesa redonda con el título “El papel de las ciudades en el desarrollo sostenible”, moderada por Enrique Yeves, director de Comunicación de FAO.

Uno de los participantes fue Joan Ribó, alcalde de Valencia (por Compromís), dispuesto a transformar Valencia en una ciudad sostenible y “dejar atrás la imagen de Valencia como capital estatal de la corrupción”, en sus propias palabras. La presencia de Joan Ribó no fue casual porque esa ciudad ha sido nombrada “Capital Mundial de la Alimentación 2017” por la FAO. Valencia se ha convertido en un referente en lo relativo a políticas de alimentación urbana y la primera ciudad del mundo en firmar un convenio con la FAO. El alcalde defiende con rotundidad que el acceso a la alimentación es un derecho humano y que el problema de la alimentación en las ciudades españolas tiene que ver, entre otros factores, con la cantidad y calidad de comida disponible y con los malos hábitos de consumo que se traducen en altas tasas de obesidad, un problema global hoy porque afecta tanto a países desarrollados como países en desarrollo.

Las autoridades municipales de Valencia, como ciudad comprometida con el Pacto de Milán, cuyo principal objetivo es garantizar la seguridad alimentaria de los habitantes de las ciudades, tienen en su agenda de trabajo un tema destacado: la disminución del desperdicio de alimentos, conscientes de que las autoridades locales tienen un papel fundamental en su prevención.

Madrid es otra de las ciudades españolas que ha firmado el Pacto de Milán y, en la actualidad, se está trabajando para crear un centro de estudios relativo al hambre con el objetivo de investigar y visibilizar el gravísimo problema del hambre que afecta a unos 800 millones de personas en todo el mundo.

Cada año, nos recuerdan desde FAO, se desperdician unos 1.300 millones de toneladas de alimentos, sobre todo en las ciudades y se señala que las grandes empresas tienen mucho que hacer en ese ámbito porque la fortalece y el poder del lobby alimentario impide, en demasiadas ocasiones, la aprobación de determinadas normas a favor de preservar la seguridad alimentaria frente al desperdicio de alimentos.

Afrontar el desperdicio de alimentos es imprescindible para impulsar el desarrollo sostenible en las ciudades.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2017/07/20/planeta_futuro/1500526015_168771.html?por=mosaico Fotografía de 16:9clue con licencia CC BY 2.0

VOLVER

COMENTAR (Para dejar un comentario es necesario iniciar sesión)